Leche de Coco: "El Calypso es una expresión viva que cambia todos los días"

Así se refiere Ramón Morales sobre la música que hace Leche de Coco..

La banda se estará presentando en el Centro Cultural Español en el marco del ciclo de conciertos “...en el Farolito”, que cada último viernes del mes nos sorprende con agrupaciones de diversas escenas y este 29 de setiembre no será la excepción, ya que la banda promete un viaje por los diversos sonidos del calypso costarricense y en general a través de la cultura caribeña.

Leche de Coco

[Leche de Coco](https://www.facebook.com/LechedeCocoCalypso/) nace en el 2015 de la mano de un grupo de jóvenes de diversas partes del país (Limón, San José, San Carlos) con un interés común por el estudio, la composición y la interpretación de música caribeña, creando un proyecto que busca la recuperación de la memoria histórica mediante las viejas canciones del calypso costarricense, pero creando también nuevas composiciones acordes a la realidad y el contexto actual.

La banda integrada por Ramón Morales (voz y banjo), Samantha Carillo (voz, teclado y banjo), Diana Avellán (congas), Renato Conejo (bajo) y Francis Muñoz (percusión menor), busca también presentarse en escuelas y colegios, como parte de su intención por preservar el calypso, trabajo que según el propio Ramón, disfrutan mucho:

“Ese es uno de los trabajos favoritos de nosotros. No ganamos tan bien como en otros lugares pero hacemos esos descuentos porque queremos estar cerca de las escuelas y los colegios; y cuando tenemos la oportunidad de hacerlo, ¡sermoneamos a los carajillos! (ríe) Les decimos muchas cosas que tal vez en la clase de estudios sociales o de cívica no les van a decir.

A propósito del concierto de este viernes, Ramón nos comentó que se sienten muy agradecidos por la oportunidad, ya que en otras ocasiones, han tratado de tocar las puertas del Ministerio de Cultura y no se las han abierto, puesto que el Estado tiene una visión muy estigmatizada y estereotipada del calypso:

“(...)De pronto ver jóvenes haciendo calypso tal vez no es algo atractivo desde ese punto de vista. En cambio, el Centro Cultural nos vio, le gustó y apostó por ponernos en tarima sin saber mucho sobre nosotros. Para nosotros es un evento muy especial e importante. Es la primera vez que vamos a hacer algo más o menos masivo en la ciudad capital (...) Agradecemos demasiado el espacio, ahora vamos a sacar el máximo provecho y esperamos que la gente lo disfrute mucho.”

Después de este concierto, la banda entrará al estudio de Casa Caníbal, también del Centro Cultural Español (y del cual les comentamos tiempo atrás) para grabar algunos de sus temas: “Es una sesión en vivo de un día, el resultado va a depender de cuantas canciones logremos grabar en el transcurso de ese día.” comentó Ramón.

Si querés conocer más sobre la banda, llegate al chivo este viernes 29 de setiembre a las 7pm al Centro Cultural Español (mejor conocido como El Farolito) en Barrio Escalante.

¡Más sobre Leche de Coco!

Te compartimos la entrevista que les realizamos

Leche de Coco

Kilómetro Cero (KM0): ¿Cómo se define Leche de Coco?

Ramón Morales (RM): Es un proyecto que nació hace un par de años, somos jóvenes unos somos limonenses, otros josefinos, hay de san carlos, de varias partes y tenemos un interés en común que es el estudio y la interpretación de la música caribeña y la composición también, entonces a partir de ese interés hemos ido construyendo un proyecto que busca la recuperación de las viejas canciones pero también la composición de nuevos temas acordes a la realidad de nosotros pero que comprende muy bien las raíces

KM0: ¿Cómo se fueron adentrando en la parte de la cultura caribeña?

RM: Creo que fue una majadería mía, a mi siempre me ha gustado el calypso. Tengo un tío que es calypsonian y el calypso fueron como mis canciones de cuna, entonces desde que era carajillo se me metió en el espíritu ese amor por el calypso. Yo veía que no había gente joven haciendo calypso, yo iba a cahuita, dábamos talleres de música y yo intentando que los jóvenes de Limón y cahuita hicieran calypso, y un día dije, no mejor voy a hacer música yo y comencé a buscar amigos. Yo ya hacía música, pero nunca me había gustado tanto como hasta ahora que estoy haciendo calypso porque siento que es como la misión que me encomendaron.

KM0: Así se fue gestando el proyecto...

RM: Algunos de los músicos ya habían estado conmigo en otra banda que se llamó Las Ceibas, tocábamos cumbia, pero yo siempre intenté poner un poco de calypso en cada una de las bandas que tuve hasta esta que ya fue oficialmente de calypso. Yo fui convenciendo a la gente y el resto del grupo se apuntó parece.

KM0: Me decías que cuesta mucho ver jóvenes tocando calypso. ¿Busca eso Leche de Coco al tocar calypso? ¿Mayor acercamiento?

RM: Fuimos descubriendo que había mucha ignorancia respecto al calypso, todo mundo decía “uuy sí Walter Ferguson”; es como el Bob Marley de Costa Rica, la gente piensa que es lo único que existe al respecto, pero el calypso es mucho más que eso, tiene un sentido social y un sentido histórico muy fuerte, y yo creo que eso es lo que nos ha hecho gustar del calyspo.

KM0: ¿Le hace falta al tico mayor apropiación de cultura caribeña?

RM: Yo estuve viviendo un tiempo fuera del país, y me di cuenta al volver que la cultura caribeña está muy presente en Costa Rica, hasta en el mismo San José, no nos damos cuenta, pero ahí está. Al tocar calypso nosotros nos estamos conectando con esa identidad que todos tenemos de alguna u otra forma pero que nos es difícil comprender y acercarnos por sesgo, tal vez que la misma educación y la idiosincrasia han construido alrededor del costarricense.

KM0: Como parte de todo ese trabajo, ustedes además tan talleres y tocan en escuelas y colegios.

RM: Ese es uno de los trabajos favoritos de nosotros. No ganamos tan bien como en otros lugares pero hacemos esos descuentos porque queremos estar cerca de las escuelas y los colegios y cuando tenemos la oportunidad de hacerlo, sermoneamos a los carajillos (ríe) les decimos muchas cosas que tal vez en la clase de estudios sociales o de cívica no les van a decir.

KM0: ¿Cómo se sienten de que el farolito les abriera este espacio? ¿Qué expectativas tienen?

RM: Para nosotros es muy importante, porque nosotros hemos estado tocando la puerta de espacios como el FIA durante varios años y diversos festivales y nunca nos han tomado en cuenta, tal vez porque la posición del Ministerio de cultura y del Estado sobre el calypso es algo muy, como decirlo, “folklórico” y el calypso es una expresión viva que cambia todos los días. De pronto ver jóvenes haciendo calypso tal vez no es algo atractivo desde ese punto de vista, en cambio el centro cultural nos vio, le gustó y apostó por ponernos en tarima sin saber mucho sobre nosotros. Para nosotros es un evento muy especial e importante. Es la primera vez que vamos a hacer algo más o menos masivo en la ciudad capital; hemos estado en la periferia, en actividades privadas, centros educativos, pero nunca así. Tampoco habíamos querido inaugurar nuestro show en un bar porque ese no es el sentido que tiene, entonces estábamos esperando un espacio como este. Agradecemos demasiado al centro cultural y ahora vamos a sacar el máximo provecho y esperamos que la gente lo disfrute mucho.

KM0: ¿Al estado le hace falta impulsar este sentir hacia la cultura caribeña?

RM: Yo creo que le hace falta desestigmatizar la forma de observar la cultura caribeña, porque el estado en los últimos años se ha esforzado por darle su espacio, pero desde lo que ellos entienden como cultura y lo que ellos entienden como calypso y no como lo que es el calypso en toda su expresión. Por ejemplo en san josé suena calypso desde los años 70, y eso nunca se menciona. Entonces es un pequeño ejemplo de lo que dejan por fuera, por solo querer ver un estilo, una forma, un estereotipo.

KM0: ¿Más chivos?, ¿grabaciones?, qué planes tienen por ahí...

==RM:==Sí tenemos algunos conciertos pequeños conciertos fuera del área metropolitana, pero el plan que más emocionados nos tiene es la grabación que vamos a hacer precisamente el lunes 2 de octubre, en Casa Caníbal , que es el centro de grabación recién reactivado del Centro Cultural de España, y en los próximos días vamos a grabar otra canción con el Icat en la UNA.