Icuru Tsö y Sara Curruchich lanzan Tayëla, una canción que representa la fuerza, el empoderamiento y la voz de la mujer indígena

En el marco del Día Internacional de la Mujer Indígena, el colectivo costarricense y la cantautora guatemalteca, con el apoyo de We Could Be Music y el Sistema de las Naciones Unidas en Costa Rica, presentan un trabajo artístico que surgió desde la unidad, la pluralidad, la exploración y la reivindicación.

Después de meses de trabajo, convivencias, encuentros, charlas y experimentación artística, el colectivo costarricense Icuru Tsö y la cantautora maya kaqchikel Sara Curruchich presentan Tayëla, una canción que rememora sus historias y luchas como mujeres indígenas.

El tema se lanzó mundialmente el pasado 2 de septiembre y  se encuentra disponible en todas las plataformas digitales. Además, con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Indígena, el 5 de septiembre se dió a conocer el videoclip de Tayëla, el cual puede visualizarse en YouTube.



La colaboración musical entre Icuru Tsö y Sara Curruchich surgió durante un campamento de composición y derechos humanos que se llevó a cabo en noviembre del 2021 en el territorio indígena de Térraba, Puntarenas, organizado por el Sistema de las Naciones Unidas en Costa Rica y la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), y en el que también participó el sello global sin fines de lucro We Could Be Music.

“Tayelä representa la fuerza, el empoderamiento y la voz de la mujer indígena para la visibilización de su cultura y la rememoración de sus ancestras”, dice Icuru Tsö, en un pronunciamiento conjunto. El nombre del colectivo, en idiomas maleku y bribri, significa “semilla que existe”


El resultado de todo este trabajo no solo es la canción y el videoclip de Tayëla, sino que también deja un colectivo artístico unido y fuerte, conformado por Faustina, Dana, Dayana, Heidi, Madeleine, Signa, Daniela y Noemí (pertenecientes al pueblo Bribri); Thalia (Ngäbe); Doris (Cabécar) e Hiqui (Maleku).

Por su parte, Sara Curruchich afirma que la experiencia la llenó de grandes aprendizajes junto a sus compañeras. “Todas son mujeres con una palabra muy sabia y poderosa, que la siembran para la reivindicación ancestral, comunal y la vida digna para sus comunidades y territorios. Son grandes lideresas. La música tiene  profundidad, sensibilidad y amor, pero también cuestiona y transforma. Tayëla es un llamado que todo Icuru Tsö tiene para articular masivamente la defensa de la vida, de la tierra y el vínculo con ella, así como el llamado a la convicción y unión a las dignas resistencias que los pueblos mantienen para nuestra existencia”, agrega la cantautora maya kaqchikel, quien es la creadora de la playlist de Spotify Ixoqi’, que incluye cantos de mujeres indígenas de diferentes partes del mundo.

La pieza artística fue firmada por We Could Be Music, con el fin de amplificar desde la música las voces de pueblos históricamente invisibilizados. “En la música no hay suficientes mujeres indígenas, lo cual es un problema mucho mayor de lo que parece. La música le da forma a la cultura, y la cultura le da forma a nuestros sistemas económicos y políticos. Todo se refuerza actualmente en un ciclo de discriminación sistémico. Icuru Tsö hoy se une con su arte para frenar ese ciclo y buscar un futuro más justo para sus comunidades”, enfatiza Mía Paz Cambronero, fundadora del sello discográfico.

Al proyecto se sumó Maul On The Mix, uno de los productores más sobresalientes de Costa Rica, quien se ha  distinguido por su sonido fresco y su trabajo en la producción e ingeniería de más de 500 lanzamientos para artistas nacionales e internacionales.