¡Ahí viene El Malamén de Los Reverbs!

¿Qué se puede esperar de Los Reverbs? Pues, casi que cualquier cosa con tal de garantizar la "pachanga" de viernes por la noche. Eso si, el que paga la cuenta y el dolor de cabeza al día siguiente sos vos.

“Por eso hay que portarse bien, poner las barbas en remojo, que ya no tenemos 20 años, ni 30, estamos a las puertas de tomar Ensure Advance, y cambiar los Olimpo Crown por Plenitud, y la colonia Axe por Heno de Pravia”. Creo que el Indomable nos da una lección con estas declaraciones.

El punto es que, en medio de estas advertencias del fin de la juventud, Los Reverbs nos presentan a un perfecto Bad Hombre: “El Malamén”.

¿Pero cómo es este Malamén?: “Él huele tu debilidad a kilómetros, se te mete a tu casa, te saca de la cama y te inyecta la bacteria, cuando te das cuenta estas bailando en una mesa en la discoteca Ónix en el pueblo (¿eso existe aún?), o cantando karaoke en algún restaurante chino allá por el Barrio Lujan”.

Este es el primer sencillo de lo que será el nuevo disco de la banda titulado Polvo E Gallo. Según los propios Reverbs, este tema contiene todos los ingredientes contenidos en su segundo material: "Rock, Guarachá, misterio, terror. Todo envuelto en una tortilla de culpa judeocristiana que muchos conocemos muy bien, que es la que nos hace tragar duro cuando la goma normal aprieta junto con la goma moral".

Para esta nueva etapa, la banda cuentan con dos nuevos integrantes: J.C. Díjeres y Jiam Kheeder, quienes llegan con su dosis de fiesta brava Guanacasteca. Por esas tierras grabaron también este sencillo y los demás que incluirá este segundo disco de Los Reverbs.

El sencillo está disponible en las plataformas digitales. Además, el tema cuenta con un video grabado en vivo por medio de teléfono "inteligente" a modo de visión intrusa dentro del mundo Reverb, antes, durante y después de uno de sus conciertos en El Sótano.

PD: Si reconocen a algunos miembros del staff de Kilómetro Cero en esta grabación aclaramos que es un vil montaje ante nuestras manifestaciones contra semejante mal hombre. Gracias.

“…Una noche así lleva días de recuperación, varios ceviches y sopas negras no sirven de mucho, ya no queda nada de tu juventud y la risa de EL MALAMÉN suena con un eco de iglesia, huele a cigarro y sabe a chiliguaro”. Que ningún Malamén los agarre desprevenidos.